Final de Wakefield, explicado

Protagonizando Bryan Cranston y Jennifer Garner , 'Wakefield' (2017) es un drama que invita a la reflexión, adaptado del cuento del mismo nombre de Nathaniel Hawthorne. Comienza como una comedia de algún tipo, pero luego toma un giro filosófico mientras explora las profundidades psicológicas de su personaje principal. Aunque no es para todo el mundo, tiene un atractivo emotivo que permanece contigo incluso después de que los créditos comiencen a rodar. Incluso su final ambiguo dice mucho más que uno concluyente y deja suficiente espacio para la imaginación del espectador.

Resumen de la trama

Howard Wakefield está lejos de tener una vida perfecta. Pero tiene algo que la mayoría desearía: está 'bien asentado'. Y, sin embargo, después de perseguir a un mapache hasta el ático de su garaje un día, desarrolla un extraño tipo de delincuencia marital. Con el dormitorio de su esposa a la vista desde la ventana del ático, observa a su familia desde la distancia, tal vez de la misma manera que los percibe todos los días, incluso cuando está con ellos.



Sin embargo, con sus intenciones matizadas y su mente no en el lugar correcto, Wakefield decide pasar la noche en el garaje. En este punto, él tampoco tiene idea de la dirección en la que se dirige esta locura. Pero lo que comienza como una noche de aventuras para Wakefield pronto se extiende a meses y luego años de prisión en su propia casa. Y luego, un día, cuando lo olvidan y los restos de sus pertenencias desechados, entra a la casa reclamando el lugar que le corresponde, como proveedor, nuevamente.



¿Por qué Wakefield abandonó a su familia?

Según Howard, como menciona una y otra vez, nunca abandona a su familia. Se queda con ellos, en la misma casa, solo que sin que ellos lo sepan. Y esto en sí mismo complica toda la respuesta a la pregunta subyacente. De hecho, cuando comienza a vigilar a su familia, parece que no tiene intención de retroceder durante los próximos años. Pero pasa por una catarsis significativa durante su estadía en el garaje, y varias otras razones extienden aún más su retorcida aventura.



Al principio, Howard parece entretenido mientras cuida a su familia, convenciéndose de que unos días de desaparición no marcarán la diferencia. Incluso espera obtener cierto tipo de reacción de su esposa, Diana. Un flashback revela que Howard solía utilizar los celos como una herramienta para seducir a su esposa y mantener intacta su relación. Pero eso también dejó de funcionar. Como resultado, su vanidad se interpuso en su relación y lo hizo preguntarse sobre sus intenciones. Es esta vanidad la que primero lo aleja de su familia. Espera que Diana anhele su presencia y lo aprecie más que nunca cuando regrese.

Sin embargo, Howard nunca considera hasta qué punto espera que Diana lo extrañe. Tampoco se da cuenta de que al hacer esto, él está mirando hacia un Abismo, un enorme agujero que lo tragará, pero que se cerrará mucho antes de que llegue a la superficie. Casi como si estuviera viendo televisión, se ríe de su familia y de todos aquellos que intentan consolarlos. Y luego las cosas toman un giro extraño. Howard de repente comienza a recordar el momento en que conoció a su esposa. Recuerda que solo trató de estar con ella para competir con su mejor amigo, que estaba saliendo con ella en ese entonces. Durante estos momentos, comienza a cuestionar su sentido de la vanidad y hacia dónde lo ha llevado.

Después de pasar años en el garaje, buscando comida en los contenedores del vecindario y espiando a su propia familia, el sentido de identidad de Howard comienza a menguar. Sin miedo a ser reconocido, deambula libremente por las calles. Se siente solo y anhela la interacción humana. Al mismo tiempo, se siente liberado de las expectativas y, por una vez, llega a abrazar su mente débil. En última instancia, Howard elige quedarse debido a su adicción a la soledad y su miedo a regresar a un hogar donde ya no lo acepten.



El final: ¿Por qué Wakefield regresa con su familia?

En un breve momento de claridad, Wakefield repentinamente cambia de opinión. Se dirige a la ciudad, cambia por completo su comportamiento de vagabundo, se viste apropiadamente por primera vez en años y regresa a casa. En las escenas que conducen al momento final, Wakefield siente que su familia ya lo ha superado. Su esposa incluso comienza a ver a otro hombre, saliendo de su viudez de corta duración. Y así, llega a esta decisión. Al principio, solo piensa en dos escenarios extremos: su esposa lo recibirá con beneplácito o le aterrorizará. Este último lo asusta, pero aún entra. La película termina aquí, pero podemos vislumbrar la reacción de su familia: no tienen miedo ni son acogedores. El final ambiguo de la película es solo un vistazo de cuánto ha cambiado Wakefield y cuánto no. La reacción de su familia ya no importa.

El final simplemente muestra que, en retrospectiva, para Howard, todos estos años apenas le parecieron un poco más de una semana. Después de perder su identidad y negarse a adaptarse a su vida aparentemente establecida, incluso su sentido del tiempo se desvaneció. Se perdió tanto en la búsqueda de lo que inicialmente tenía la intención de encontrar que finalmente olvidó lo que estaba buscando. Solo cuando descubre que su familia avanza sin él, su vanidad resurge y lo obliga a volver a casa, como si nada hubiera pasado. Regresa a casa con una sonrisa, casi fingiendo que siempre está cerca. Sigue siendo incierto si perderá o no su lugar en la familia, pero está claro que quiere recuperar su antigua vida.

Copyright © Todos Los Derechos Reservados | thetwilightmovie.com