Fin del episodio 7 de Teherán, explicado

Con solo un episodio más de la temporada, 'Teherán' aumenta la tensión y ofrece un episodio tenso que te mantiene al límite en su totalidad. Cada escena de este episodio pone a prueba a sus personajes, y una sensación de fatalidad inminente en las inciertas misiones de los agentes secretos y sus perseguidores crea una atmósfera cargada que prepara a la audiencia para el final. La mezcla de emociones cambia la historia en una dirección diferente. Esto es lo que significa el final. SPOILERS ADELANTE

Resumen de la temporada 1 del episodio 7 de Teherán

Tamar da la bienvenida a Yael en Teherán, donde comienzan a prepararse para el plan que se desarrollará esa misma noche. Llega un obstáculo cuando Parham decide retirarse, pero después de una conversación desagradable con Milad, Tamar lo convence de presionar a Parham para que siga adelante con su tarea sin importar qué. Mientras tanto, Faraz usa al padre de Tamar para recuperar a su esposa, quien tiene una conversación con Gorev sobre las acciones de su esposo y lo que significaría para todos ellos si no se entrega. Ali profundiza en el incidente de la compañía eléctrica y se encuentra con una sorprendente revelación que podría llevarlo a Tamar.



El final



En sus penúltimos episodios, 'Teherán' juega maravillosamente con el suspenso y la emoción creados por las misiones de alto riesgo y las fugas estrechas para los personajes. Tamar se encuentra en una situación complicada con Milad, quien tiene el corazón roto por su traición. Mientras que su colega sugiere que lo maten porque es innecesario, ella intenta mantenerlo con vida y resulta que, después de todo, todavía lo necesitan. El chantaje a Parham en la compañía eléctrica funciona bien y el plan se pone en marcha. Sin embargo, las cosas no van a ser tan fáciles, especialmente cuando Ali ha comenzado a idear su plan. Él sigue con la división cibernética y descubre que hay otro lugar desde donde los enemigos podrían piratear los servidores militares y causar daños irreparables. Se concentra en Parham después de que su comportamiento le parece sospechoso. Parham está alarmado por la presencia de policías en su vecindad y el hecho de que lo estén utilizando para irrumpir en el sistema militar lo hace aún más aprensivo sobre el trabajo que se le exige.

Le dice a Milad que no deberían seguir adelante con el plan, pero no especifica exactamente por qué. Esto lleva a Tamar a creer que él está empezando a tener los pies fríos y convence a Milad de que lo calme y le diga que siga adelante con sus instrucciones, o si no. Así como Milad se ve obligado a convencer a Parham de que haga algo que él no quiere, Parham da una respuesta ensayada, a punta de pistola de Ali. Tamar y su equipo no saben que estarían cayendo en una trampa y que esta vez no habría salida. Las cosas empeoran cuando Tamar descubre que su padre ha estado cautivo. Esto la lleva a perder el equilibrio y le cuesta concentrarse en la tarea que tiene entre manos. Mientras tanto, Gorev descubre el Plan B y decide ceñirse a él cuando se entera de que Tamar se derrumba bajo la presión y la preocupación por su padre. Mientras Ali espera a que aparezca Tamar, recibe la orden de abandonar la misión y regresar a la casa segura.



Paralelamente, Faraz secuestra al padre de Tamar y lo usa como moneda de cambio para recuperar a su esposa. El Mossad le dice que ella aún no está en condiciones de viajar y que debe esperar un poco su regreso. Pero, por supuesto, no confía en ellos y cuando las cosas parecen salirse de su mano, juega otra carta y envía la foto a Tamar, pidiéndole que se rinda a cambio de la vida de su padre. Este arco de la historia también abre a los personajes emocionalmente donde todos se encuentran en una posición vulnerable. Tamar quiere salvar a Milad de ser asesinada por sus superiores y sufre un colapso cuando el peligro golpea mucho más cerca de casa.

Hay otra angustia esperándola cuando Yael recibe las órdenes de despejar la casa segura y 'cuidar' del iraní. Van a matar a Milad y Tamar aprenderá la lección de la que Yael le había hecho saber antes en el episodio. De manera similar, Faraz lucha con el cautiverio de su esposa y también enfrenta un dilema moral con su propia cautiva. Intenta sacar la misma carta que hizo el Mossad con él, pero se ve incapaz de cruzar la línea que se había prometido a sí mismo que nunca cruzaría. Se acerca a matar a Mordejai, pero finalmente lo deja vivir. La escena de su fuga corre paralela a aquella en la que Tamar y su equipo están muy cerca de hacerse ellos mismos. La pura tensión de este episodio demuestra cuán explosivo planea ser el final. Los eventos del Episodio 7 también nos muestran qué tan lejos llegarán los personajes cuando se los lleve al extremo y cuáles son las líneas que nunca cruzarán. También nos deja en un punto difícil para Tamar. Ella había estado aguantando bien hasta ahora, pero el costo emocional que el trabajo ha comenzado a tener podría ser demasiado para ella.

Copyright © Todos Los Derechos Reservados | thetwilightmovie.com