'La invitación' final, explicado

'La invitación' (2015), es una película de misterio y drama, dirigida por la experimentada Karyn Kusama de la fama de 'El cuerpo de Jennifer'. La premisa está ambientada en el telón de fondo de una cena con amigos conocidos. A medida que avanza la noche, las tensiones aumentan, coloreando a sus personajes enormemente únicos con el miedo a un ritual de culto inminente. Las películas de misterio apenas se hacen con un sentido discernible si intrigan en estos días. Si bien algunas películas funcionan con éxito dentro de un elemento particular del género, la mayoría no se acerca a ser perfecta y rotunda en su totalidad. La atmósfera no es el único requisito para que funcione una película de misterio. A menos que un cineasta combine la intriga atmosférica con un guión de calidad y personajes bien desarrollados, rara vez es capaz de causar un impacto.

Sin duda, Kusama causa una gran impresión con 'La invitación'. Sus reflejos de heroísmo de culto en la época contemporánea arden lentamente, con un aire espantoso e inevitable de mal presagio. La historia está profundamente arraigada en el pasado del que el grupo de amigos forman parte mutuamente, y Will y Eden comparten de forma exclusiva. Adjuntando estos breves, pero poderosos, momentos de las turbulencias del pasado, permiten a Kusama construir una narrativa casi claustrofóbica que apenas te da espacio para respirar cuando llega a su fin. Kusama explora la energía y el dinamismo de los personajes a través de esta embriagadora interrelación del pasado y el presente, similar a la forma en que Jean-Marc Valle estructuró 'Big Little Lies' y, más recientemente, 'Sharp Objects'.



La historia es un testimonio de lo populares que son las películas de culto entre las masas en general. Ya sean las presentaciones poco elaboradas y poco profundas que ofrecen los años 70 o las características graduales más matizadas de la época contemporánea, las películas que tratan sobre cultos y rituales siempre han encontrado el favor de audiencias de todo el mundo. Este artículo analiza los diversos temas de la trama y su final de un millón de dólares.



La trama

Resultado de imagen para la invitación 2015

'La mayor fortaleza de la invitación es su elemento de sorpresa y lo desconocido. La trama se desenvuelve de la manera más atractiva y ciertamente se toma su tiempo antes de desatar su poderosa destreza cinematográfica. Los primeros minutos nos muestran a una pareja, conduciendo de noche, yendo a una velada. Casi como una advertencia, golpearon a un coyote, surgiendo de la nada, ¿pero sin propósito? La película no está ambientada en un área aislada. Durante las tomas iniciales de establecimiento, vemos que la pareja y sus amigos viven en un área bien poblada. Así que es muy improbable que un coyote te sorprenda en el camino. Por lo tanto, es una señal para Will y también para el espectador: cuidado. De todas formas. Al llegar a su destino, Will y Kira son recibidos por el nuevo esposo de Eden, el encantador y sospechosamente tranquilo David. Se unen a su antigua pandilla.



Una característica única del estilo narrativo de la película es la elección de la perspectiva. Si bien puede parecer prima facie ser la versión de Will de todo, la realidad es diferente. Nuestro protagonista está tan desinformado como nosotros; como sospechosos e igualmente inconscientes de lo que vendrá después. Es esto lo que indica el punto de vista de la película: la audiencia. Kusama astutamente aprovecha cada momento que pasa en la casa cercana a Will. Si lo ve, lo vemos nosotros. Pero su perspectiva no es la de un personaje. Él hará preguntas que normalmente nos hacemos mientras miramos la película, y nos indicará cosas a medida que avanzamos. Por ejemplo, cuando Pruitt saca a Claire de la vista y regresa, David lo ve cerrando la puerta. Algo que, aunque predijimos más adelante en la película, todavía tenía importancia en este momento.

A medida que avanza la fiesta, Will asume su perspectiva, que es su conexión íntima con la casa y sus recuerdos de Eden y Ty. Los momentos que pasa con sus recuerdos son el único momento en que no es un agente de la narrativa, sino una figura periférica con problemas, que intenta encontrar el camino a la cordura. Los recuerdos vienen de prisa; el dolor, el impacto de perder a un hijo; la angustia. Will se siente abrumado, y son hermosas tomas como las anteriores las que marcan el tono de la película. Sadie es un personaje que Kusama usa muy inteligentemente. Probablemente sea el personaje más explosivo y vagabundo de la película, deambulando por la casa, libre, como un espíritu en terrenos sagrados. Todo lo que hace Sadie distorsiona la atención y percepción de la verdad de Will y del espectador. Ella es casi como una distracción; un conducto innecesario en manos de Pruitt y David, que la utilizan para desviar nuestra atención y, en ese sentido, la de Will.



Resultado de imagen para la invitación 2015

Will, al llegar a un acuerdo con sus sentimientos, descubre un video en la computadora portátil de David, que aparentemente está filmado en un campamento de culto, algo de lo que David y Eden habían hablado antes con sus amigos. Es aquí donde la historia realmente cambia de marcha y se convierte en una vorágine de destrucción que lo consume todo. Will rompe todas las copas en las que se ofrece vino al grupo, excepto Gina, que lo bebe y muere, confirmando las sospechas de Will. Sadie lo ataca con una rabia incontrolable, pero se neutraliza por el momento. Los otros tres se unen y matan a tres de los invitados, dejando a Will, Kira y Tommy con vida. Se produce un juego del gato y el ratón en el que David, Eden y Pruitt sucumben y fracasan en la ejecución de sus planes.

Un evento importante del que nos damos cuenta al final fue importante, fue David colgando una linterna roja afuera, justo cuando estaban a punto de ejecutar sus planes. El final ve a Will y Kira descubrir toda la ciudad bañada por motas rojas, una indicación de que los miembros del culto no se limitaban a David y Eden. Resuelven salir cuando termine la película.

Los In-Betweens

Resultado de imagen para la invitación 2015

Uf. 'La invitación' aprovecha al máximo su apasionante tensión y su intrigante trama. La verdadera victoria no radica en el clímax, todos sabíamos lo que iba a suceder, pero Kusama ciertamente triunfa en la forma en que mantiene la película unida con su oficio. La cámara persistente, empujando sutilmente y observando tácitamente cada acción de los personajes, establece el estado de ánimo y, lo que es más importante, el tono sombrío de la película. A pesar de que no es una película de terror, excluyendo de manera prominente los saltos de miedo y los demonios, posee las vibraciones que categorizan una película como de terror. 2016 y 2017 han sido años de renacimiento para el género de terror moderno, alcanzando su apogeo con el brillante 'Get Out' de Jordan Peele. 'The Invitation' juega bien con sus tropos genéricos disponibles y combina lo convencional con una versión única de los rituales de culto y el dolor personal.

Hablemos un poco sobre el verdadero héroe de la película: la narrativa. En términos generales, las películas se pueden clasificar en dos clases en función de cómo identificamos la fuerza impulsora de una película. La primera categoría de películas está orientada a los protagonistas. Este tipo de películas a menudo giran en torno a su pieza central principal y lo ayudan a hacer avanzar la película. Un ejemplo curioso puede ser alguien como Paul Thomas Anderson, que se deriva en gran medida de la destreza de su personaje principal, o Tim Burton, cuyo universo cinematográfico ecléctico y colorido se ve reforzado por algunos de los personajes más identificables y vibrantes que hemos visto.

Por el contrario, algunos cineastas confían únicamente en su oficio y en la fuerza de la historia para hacer avanzar su película. El enfoque se concentra en la historia y en cómo se cuenta. Los defensores de esta escuela de pensamiento son visionarios como Stanley Kubrick y Christopher Nolan, quienes, sin embargo, se han desafiado a sí mismos con películas como 'A Clockwork Orange' y 'Memento' respectivamente, exhiben una gran comprensión del contexto en el que se expresan y algo. latente que está siempre presente. 'The Invitation' cae en la última categoría, haciendo malabares con destreza con los dos estilos para producir un gran efecto. Durante breves momentos intermedios, el punto de vista de Will ciertamente hace que la película avance y también nos incluye en la mezcla, pero para las partes más importantes, la narrativa tiene prioridad.

La narración, aunque incompleta sin su protagonista principal, es un arte en sí misma. Y esa emoción debe preservarse y esforzarse para lograrla y sentirla de la mejor manera posible. Kusama coloca sus accesorios de tal manera que todo en la fiesta de David y Eden está contribuyendo a que la historia avance. Ya sean las pastillas que Eden esconde en secreto en el cajón de su dormitorio, o la dudosa figura de Pruitt que se cierne sobre la casa con incertidumbre; las imágenes se comunican. Es esta hermosa conexión que el espectador establece con éxito con la esencia de la historia y todo lo que conlleva lo que hace que 'La invitación' sea un esfuerzo de primera. 'La invitación' se encuentra en la unión perfecta de realismo cinematográfico y viabilidad comercial, lo que brinda a casi todos la oportunidad de ver y sentir la película. Llevar este atractivo universal es difícil y la película en cuestión lo hace a la perfección.

El final, explicado

El final de 'La invitación' no es ambiguo, pero tampoco ofrece un cierre. Mientras Will y Kira conquistan la batalla, los disparos finales los dirigen a una guerra que será difícil de ganar. El campamento que visitaron Edén y David fue una reunión ritual de culto que les lavó el cerebro a los dos, y aparentemente a miles de personas más, para curar 'científicamente' el alma. Pruitt y Sadie también son miembros y ayudan a los anfitriones a llevarse a sus víctimas. Lo mejor de 'La invitación' es que juega con el suspenso. La transición del suspenso de Hitchcock a la era moderna ha sido refrescante. Aunque la mayoría de las veces los thrillers de suspenso juegan con la idea de lo desconocido y lo que está por venir, 'El final de La invitación es inevitable; sabemos lo que sucederá y, sin embargo, estamos intrigados hasta el último minuto. La película juega con lo conocido y nos atrae sobre cómo terminará todo.

La trascendencia de una existencia consciente a una subconsciente está en el núcleo de la ideología o método de curación del campo, que básicamente se traduce en suicidarse. Está cubierto de azúcar con todo galimatías como 'has hecho una elección' y 'has renunciado a todo dolor y pena'. Pero al final, su totalidad depende del sacrificio, y Dios sabe lo que sigue después. Eden es una madre afligida cuya pérdida de un hijo único fue un sentimiento abrumador, uno que ella no ha podido sobrellevar. Separada de su esposo, Eden busca desesperadamente un mecanismo para aliviar el dolor y la angustia y es llevada al campamento con David. Will, por otro lado, tiene una vida completamente diferente, separada de su mundo anterior. Solo cuando regresa a la casa los sentimientos lo inundan de culpa y arrepentimiento.

Resultado de imagen para la invitación 2015

El final cobra vida desde el momento en que Eden vierte vasos con vino envenenado. La mezcla de nerviosismo y alegría deja en blanco su rostro y es una advertencia de lo que está por venir. La película cobra vida y cada pequeña acción de los personajes en el medio comienza a tener sentido. Las puertas cerradas; la linterna roja; las píldoras; la no recepción. Hay que darle crédito a Kusama por la forma en que construye el final y lo bloquea. Los cuatro facilitadores están posicionados de manera condescendiente, lo que nos da la sensación de estar vigilados. Queda por ver si los productores presentan una secuela pronto, porque, con el clímax que presenciamos, hay mucho en juego para una continuación.

Los faroles rojos del barrio podrían significar que los miembros de la secta habían elegido un día concreto para llevar a cabo las ejecuciones. Después de todo, toda reforma necesita un plan. Y dado lo 'científico' que es todo el esfuerzo, la organización y la planificación pueden ser una noción presunta al final. Personas como Sadie y Pruitt, que pertenecen al culto, o son aclamadas como forasteras, podrían ser asignadas de vecindario a vecindario para garantizar que su plan de asesinatos en masa se lleve a cabo con éxito. El final también plantea una pregunta: ¿se puede influir tan fácilmente en la mente humana?

Palabra final

Al igual que la religión, las sectas también obtienen su poder de las vulnerabilidades y supersticiones de las personas. La mera existencia de una entidad sobrenatural o suprema incrusta en la conciencia de las personas un miedo natural y una obediencia habitual. Los helicópteros y el caos, al final, apuntan a una aguda deficiencia en la facultad humana para diferenciar eficientemente entre delirante y racional.

Si bien la ley natural es ciertamente la brújula que nos gobierna a todos, la participación de la mano humana en sus procedimientos la vuelve impura y le quita su forma original. Kusama explora metafóricamente el tema a través de Sadie. La primera impresión que uno tiene al verla es la de haber sido lavada y engañada. Obtener la obediencia de una persona así es bastante fácil, lo que permite a los detractores manipularlos para lograr fines mucho más diabólicos. Ella es como uno de esos conductos, o apoyos, en una narrativa más grande, mucho más inhumana, que constantemente intenta caer en el ascenso y derrocar el orden natural. 'La invitación' es firme en no exagerar el concepto y logra un equilibrio perfecto, caminando la línea entre la frivolidad metafísica y el realismo contextual sutil con envidiosa sensatez. En general, 'La invitación' es un esfuerzo más que impresionante y, sin duda, una película que presenta un gran potencial para el significado moderno redefinido del cine de terror.

Leer más en Explicadores: Hombre pájaro | La vida de Pi | Comienzo

Copyright © Todos Los Derechos Reservados | thetwilightmovie.com